¿Qué es la vinificación en tinto?

La vinificación en tinto es el proceso en el que se fermenta el mosto en presencia del orujo. Se parte de uvas seleccionadas con todos sus parámetros en el momento óptimo: acidez total 5, grado de azúcar 13º, intensidad colorante, índice de polifenoles, etc. Tras la vendimia, en bodega se procede al despalillado y molturación. Las uvas pasan al deposito de fermentación donde se realiza una siembra de levaduras seleccionadas y se inicia la fermentación a una temperatura de 22ºC para un vino joven y 28ºC para un crianza o reserva.

Tras unos diez días de fermentación, en los que hay que vigilar la cantidad de azúcar que contiene el vino, cuando su densidad está en 1010 se procede a sacar el vino y ponerlo en un nuevo depósito para que termine de bajar la densidad a 996 con azúcar. Los hollejos se extraen y se pasan por la prensa para sacarles el vino que contienen y después se envían a la alcoholera.

Posteriormente, tras unos días, se realiza la clarificación del vino con gelatinas y bentonitas. Más tarde se procede a la filtración del vino dejándolo limpio.

Por último, en el momento del embotellado, se procede a su estabilización tartárica, proceso que ayuda a evitar la formación de cristales de tartrato o “diamantes del vino” en las botellas de vino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *