5 cosas que no debes hacer cuando vas a catar vino

¿Quieres catar vino y no parecer un esnob?  Sigue estos 5 consejos y evita caer en la tentación de sobreactuar:

No posturees.  Disfrútalo del vino con sencillez, no actúes como un esnob y aburras a tus compañeros de mesa con tus conocimientos sobre el vino y un lenguaje que les confunda.

No huelas el corcho. No hace falta. Puedes mirarlo para comprobar que no esté seco (lo que querría decir que la botella se ha guardado en posición vertical y no ha tenido contacto con el vino) y que no tenga filtraciones (lo que significaría que ha habido pérdidas de vino y que ha estado en contacto con más oxígeno del que debiera), pero olerlo no te va a aportar nada. En otro post ya explicamos qué puedes averiguar del vino por el corcho.

No cojas la copa por el caliz, pues calentarás el vino. Las copas siempre hay que sujetarlas por el tallo. Además es importante elegir la copa adecuada para cada tipo de vino.

No marees el vino en la copa ni lo agites antes de tiempo. A la hora de catar vino, primero se vierte una pequeña cantidad en la copa y se huele, sin agitar, para captar los aromas primarios. Después se mueve un poco el vino en la copa para apreciar los aromas secundarios que desprende. Se puede agitar nuevamente el vino con más energía para apreciar los aromas terciarios, los más difíciles de captar. Y ya está, no es necesario seguir mareando el vino una y otra vez dentro de la copa.

No vayas perfumado a catar vino. Cualquier olor externo que confunda te impedirá a ti y a tus compañeros apreciar los aromas que desprende el vino.

Y por lo demás, ¡disfruta de tu copa de vino! 😉

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *