Bomba de vacío para el vino, ¿es realmente útil?

La bomba de vacío es uno de los mejores accesorios que se puede tener en relación con el mundo del vino . Junto con el sacacorchos, constituye uno de los elementos imprescindibles para todo el que disfruta con el vino.

Gracias a la bomba de vacío, se puede conservar el vino en la botella durante algunos días sin que pierda sus propiedades. Con lo cual, ya no es necesario terminar toda la botella durante una misma comida o cena.

¿Cómo funciona la bomba de vacío?

Su funcionamiento es sumamente sencillo. Basta con colocar uno de los tapones de vacío de goma o silicona en la botella. Posteriormente se coloca encima la bomba bien ajustada y se tira repetidamente del émbolo para extraer el aire de la botella. Cuando se nota que ya no se puede tirar más, el vacío está hecho y, por lo tanto, el vino está protegido del oxígeno. Algunas bombas de vacío emiten una señal acústica cuando el vacío está hecho.

Una vez hecho el vacío conviene guardar la botella en la nevera de pie, nunca en horizontal. De esta forma se reduce la cantidad de vino que está en contacto con el aire y, por lo tanto, se oxidará más lentamente. Cuando se quiera abrir de nuevo la botella basta con quitarle el tapón y volver a repetir el proceso si no terminamos el vino.

Lo dicho, la bomba de vacío es uno de los utensilios más útiles para los amantes del vino y puede ser un regalo estupendo si no se posee. Gracias a él se pueden tener en la nevera varias botellas abiertas al mismo tiempo y degustar la que más nos apetezca en cada momento. Eso sí, recordar que al cabo de un tiempo el vino se acabará estropeando, así que, ¡terminaros la botella!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *