Cómo tomar y servir un vino espumoso: temperatura y maridajes

El vino espumoso es desde siempre una bebida con glamour, asociada a celebraciones y momentos especiales. Pero desde aquí te animamos a que los pruebes también a la hora del aperitivo y acompañando a diversos platos, no solo a los pescados y mariscos. Te enseñamos todo lo que debes saber para disfrutar de los vinos espumosos.

¿A qué temperatura hay que tomar el vino espumoso?

Los vinos espumosos tienen que beberse más fríos que el resto para limitar el desprendimiento del gas carbónico y que resulten más agradables. ¿Qué temperatura es la correcta? Es recomendable servirlos entre 4 y 6ºC para los vinos espumosos que son dulces o aromáticos y entre 6 y 8ºC para los que vinos tipo brut.

¿Cómo distinguir el vino espumoso de calidad?

Los vinos espumosos de mejor calidad se caracterizan porque las burbujas son pequeñas y ascienden de forma continuada desde el fondo de la copa. En boca estas burbujas son finas y no se deben sentir como las de un refresco. Si las burbujas son grandes y están dispersas indica que el vino es de una menor calidad. Si el vino espumoso no presentase burbujas querría decir que está defectuoso o que es demasiado viejo.

¿Cuál es la forma correcta de servir un vino espumoso?

En principio no es necesario usar sacacorchos. Se debe inclinar la botella, sujetarla por abajo y girar lentamente la botella y no el corcho.  Descorcha con cuidado, muy despacio, para que el tapón no salga despedido y dañe algún objeto o persona. A la hora de servirlo, se debe hacer en copas tipo flauta o tulipán, que son estrechas y altas. Nunca en copas bajas y anchas pues tanto el aroma como las burbujas se evaporan rápidamente. Si te interesa el tema de las copas, en nuestro blog tienen más información sobre qué tipo de copa es adecuada para cada vino.

Una vez abierta la botella, el vino espumoso debe mantenerse en una cubitera con agua y hielos para que no suba de temperatura.

Buenos maridajes para el vino espumoso

Tenemos buenas noticias: los vinos espumosos combinan bien con casi todas las comidas, ya que son vinos muy versátiles. De forma tradicional se han asociado con pescados y mariscos, un maridaje clásico, pero también pueden acompañar perfectamente a la hora del aperitivo, en un Brunch, en una cena, a la hora del postre. Quizá la única limitación sea combinarlos con platos de gran consistencia como la caza.

Para finalizar, un consejo, no combines el vino espumoso con otras bebidas alcohólicas como whisky, vodka o tequila porque lo sentirás al día siguiente. Conviene beber una copa de agua por cada copa de vino espumoso para rehidratar el cuerpo.

Te animamos a descubrir y probar nuestros vinos espumosos y de aguja

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *